Ejercicio “NO CONVENCIONAL” en beneficio del tratamiento anti-cáncer

by | Oct 27, 2017 | Cancer | 0 comments

Hemos destacado la evidencia científica que valida la actividad física y el ejercicio como medidas terapéuticas en prevención primaria y secundaria de cáncer.

En el video que se encuentra disponible en nuestro sitio web, la Dra. Carolina Gutiérrez, Rehabilitadora Oncológica de la Universidad de Texas, nos muestra las consideraciones generales.

En nuestro pasado blog mencionamos dos referencias claves para entender las bases mecánicas y moleculares para que el ejercicio ejerza resultados positivos en los pacientes. Además, en el presente mes, Oncology Network –la plataforma virtual de la revista ONCOLOGY- publicó el interesante documento “Initiating Exercise Interventions to Promote Wellness in Cancer Patients and Survivors”, escrito por S. Schwartz y cols. de Arizona donde destaca las recomendaciones de ejercicio para los supervivientes de cáncer en sus diferentes etapas.  El artículo incluye una revisión de la investigación actual y los lineamientos que da el Colegio Americano de Medicina del Deporte (American College of Sports Medicine)  TheOncologyJournal.com, Octubre 2017

En Programa CeniT, donde trabajamos conceptos de medicina Integrativa para el tratamiento de Cáncer, encontramos de inmenso valor las actividades físicas que combinan mente-cuerpo, destacando dos de ellas en particular: El Chi Kung (Q-gong) / Tai Chi y Yoga terapéutica.

En el blog para la comunidad repasamos el significado del arte del Chi Kung y sus beneficios.  No menos cierto es que esta modalidad tiene estudios clínicos controlados publicados que han demostrado disminución en variables como la inflamación -a través de marcadores surrogados como las IL 1 y 6 el factor de necrosis tumoral alfa-  en pacientes tratados con esta modalidad de ejercicio durante programas de 12 semanas con intensidades variables entre 3 a 5 veces por semana y con duración de 20 a 45 min. por sesión.

Los estudios encontraron cambios en variables de calidad de vida como disminución de la sensación de fatiga, mejoría en depresión y mejoría en calidad de sueño.  Curiosamente, no se observó mejoría en “ansiedad”.

Las mediciones cuantitativas también arrojaron beneficios en términos de disminución del índice de masa corporal y cambios en la “composición” corporal, (masa y tejido adiposo vs. tejido muscular)  (Zeng y cols. Complementary Therapies in Medicine, (2014,22; 173-186))

 

Los trabajos publicados, no describen cambio en supervivencia global, pero son programas de trabajo de corta duración y con diseños metodológicos diferentes que no alcanzan a incidir en esta compleja variable.

Así pues, en la comunidad de pacientes con enfermedades oncológicas, afectados por cambios emocionales y con rendimiento funcional limitado, estrategias como Chi Kung constituido por movimientos suaves y de poco impacto, obviamente guiados por un terapeuta competente, mejoran condiciones de calidad de vida y variables biológicas de gran importancia para la mejoría clínica.

 

Elaborado por Jorge E. Duque G. MD Hematólogo-Oncólogo, Medicina Integrativa Programa CeniT (Central de Información e Intervención Integrativa) Cali, Colombia, 2017